miércoles, 13 de marzo de 2013

¿Qué hay que ver para poder hablar?

Las series son el nuevo cine. La calidad de las historias que emite la pequeña pantalla pueden  hablar ya de tú a tú al cine. Desde hace un par de años se lleva dando una explosión en cuanto a los contenidos de las series se refiere. Los argumentos se han vueltos más ambiciosos, los guiones más creativos y los personajes más cercanos.

Se podría decir que el boom comenzó con la serie norteamericana Friends, la cual sentó las bases de la comedia y la necesidad de unos geniales guiones para vivir del éxito durante 10 temporadas. 

Hoy en día en fácil encontrar comedias centradas en la vida de un grupo de amigos con una gran ciudad de fondo, como How I met your mother y Girls ambas localizadas en Nueva York o New Girl y The Big Bang Theory en Los Ángeles.

Por otro lado, los dramas se han hecho con un importante hueco en la parrilla televisiva. Todos destacan por sus cuidados guiones y la calidad interpretativa que emanan, tales como Mad Men, la cual nos descubre cómo funcionaba el mundo de la publicidad en los años 60. Skins, serie británica, la cual trata diferentes problemas de la juventud. O Breaking Bad, que nos narra la vida de un profesor enfermo de cáncer.

Del mismo modo, la moda ha jugado un importante papel en las series, si hay un buque insignia de este tipo de series es sin duda Sex and the City; la cual nos enseñó de relaciones y moda a partes iguales. Después llegó Gossip Girl que nos mostró como se vive en el Upper East Side. 

También hay series que podrían confundirse fácilmente con películas como Lost o Homeland. Las dos separadas en el tiempo pero igual de adictivas e intrigantes. 

Últimamente hay una gran corriente de series de fantasía, las cuales están arrasando debido a sus logradas ambientaciones, como: Game of Thrones, True Blood y Vampires Diaries

Por último, hay un hueco para el público más joven que hace que series como Glee o Pretty Little Liars ocupen los primeros puestos de audiencia. La primera gira en torno al coro de un instituto en Ohio y la segunda tiene el misterio y la intriga como sus principales reclamos. 

Desde luego después de estos títulos de series, y otros muchos que quedan pero los dejamos para otro post ;) , la pequeña pantalla ya no tiene nada de “pequeña”. 


No hay comentarios: